miércoles, 31 de mayo de 2017

MARIPOSAS

Hay gente que va por la vida cazando mariposas para sus bestiarios particulares, luego de clavarles un alfiler y adornar las paredes del olvido, las abandonan para siempre. Gentes miserables, desagradecidas.

(Mariposa. Oleo sobre tela. Valeria Hevia)



miércoles, 10 de mayo de 2017


SABIOS



A aquellos que siempre me acompañan


I

Luego están aquellos
que siempre tienen razón,
y, que no se equivocan nunca;
los mismos
que todo lo hacen perfecto,
es decir, gentes
políticamente correctas 
con las que no confieso,
y, además,
son más listos que nadie, 
han leído más que nadie,
saben de supermercados más que nadie,
conducen como nadie,
compran como nadie,
y así, etcéteramente plenos:
conocedores de todo, y de todos:
inmortales, seres perfectos,
que andan pregonando, cantando
por las veredas del saber
las cinco verdades de lo mucho que saben,
mujeres y hombres sabios
que se doctoran siempre en grupo,
corro, cuadrilla, peña,
congregación o fracción,
pero siempre únicos e imprescindibles.

II

Ay qué pena de mí, que ya
poco salgo, y poco sé;
soy ya sólo un hombre humilde
cegado por la luz del amor
que constituye
todo mi conocimiento;
un individuo sólo que ama
a sus amigos verdaderos, a sus dioses:
un hombre imperfecto.


(El autor, caminando por un laberinto eraltiano. Foto de Carmen Cantabella)


sábado, 6 de mayo de 2017

'ASESINANDO PALABRAS'



'Asesinando palabras', desde luego que es un juego, pero un juego muy serio, un ceremonial moral compartido con las personas que merecen la pena, y que andan de aquí para allá por los rincones del día, de la amistad, de la costumbre, de lo cotidiano; personas cercanas a lo afable, a lo íntimo y amoroso, a lo verdadero; por tanto durante un tiempo asesinaré algunas palabras que aunque aceptadas por los moribundos diccionarios, deberían de estar ya prohibidas. Para empezar quiero referirme a una palabra terrible, esa palabra que desde hoy mismo debería botarse del diccionario por crear tanta división afectiva, una palabra de siete letras dañina, opresora, pecado capital, siete sílabas tatuadas en demasiados seres humanos. Hoy asesino una palabra que quiero olvidar para siempre:


ENVIDIA


(Giotto. La envidia).


lunes, 1 de mayo de 2017

BELUGA (ÁRTICO II)



Qué pensabas, insensata, acaso
creías que tú, beluga arrogante,
por ser un cetáceo voluminoso
de voraz bocado,
que yo iba
a quedar varado, asustado, a tus pies,
después del daño
acaecido; imaginabas que estaría dispuesto
a esperarte ciegamente,
embelesado por tus caprichos,
vanidosa especie determinada eres.
Pensabas que tú, beluga
de música falsa e imaginaria,
me atraparías con tus mentiras;
qué va, parece mentira
que después del corto
pero largo tiempo juntos
nada me conocieras.
Te equivocaste conmigo, beluga,
yo no soy un cetáceo como tú,
dependiente y engreído,
acaso sí, un romántico, como aquel
nativo ruso sin cautiverio,
capaz de acabar alimentándome solo,
si me apuras, pasar a la Lista Roja,
y vivir comiendo
belugas vanidosas como tú.

(Una beluga en La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Oceonográfico).